Archivo de la etiqueta: harina

Azafrán en productos alimenticios

Por sus buenas calidades alimentarias el azafrán se puede utilizar desde la cocina tradicional a la más gourmet, pasando por la diaria, por que aumenta los sabores y da color en guisos, tapas, cocina elaborada, etc. se recomienda utilizar en la cocina en pequeñas cantidades, para aprovechar mejor sus cualidades.

El azafrán es una especia que se utiliza en la cocina aprovechando sus cualidades aromatizantes y colorantes, es un saborizante natural que puede usarse en sopas, muy tradicional es su uso en las sopas de ajo; en los arroces sobre todo conocido su uso en la paella; en salsas como la mostaza del azafrán; en alubias y patatas que alegra y matiza su sabor; en pescados se utiliza mezclada con harina para los rebozados como en los famosos soldaditos de Pavía, bacalao rebozado que termina en un color rojizo; distintos tipos de carnes guisadas y por supuesto, en postres. Al margen de las propiedades culinarias, cuenta con propiedades tónicas, sedantes y carminativas ya que facilita la expulsión de gases, se recomienda su utilización en pequeñas cantidades. Se suele también utilizar últimamente por los cocineros de renombre  como especia decorativa. Es recomendable añadir el azafrán al final de proceso de cocción, así evitamos que se alteren los aromas y sabores del producto, permaneciendo todo su color.

Lo que está más que claro es que el azafrán es una especia que se puede utilizar en todas las comidas y postres. Dando así a conocer este magnífico sabor en la más alta cocina.

 

Anuncios

Pastel de calabacín al azafrán y queso.

azafran2

Ingredientes:

700 a 750 g de calabacín (4 medianos)
2 huevos
100 g de leche
70 g de harina
20 g de mantequilla (20 g de aceite de oliva virgen extra)
11 g de levadura química
8 g de sal o al gusto de cada uno
Un buen pellizco de azafrán
Una pizca de ralladura de nuez moscada
50 g de queso parmesano

Preparación:

Paso 1: Machacar el azafrán en un mortero, seguido mezclar con la leche y dejar infusionar el tiempo de preparar el resto de la receta.Tamizar la harina con la levadura y añadir la sal por encima.

Paso 2: Paralelamente, batir los huevos en un bol hasta que se haga una mouse blanquecina. Añadir la mantequilla fundida (yo aceite), seguido la leche perfumada al azafrán y nuez moscada, batir de nuevo. Añadir la harina poco a poco batiendo sin cesar.

Paso 3: Precalentar el horno a 200ºC.

Paso 4: Lavar los calabacines y bien secos ir pelando parcialmente. Con una mandolina cortar rodajas finas, (o con cuchillo) echarlos a la ensaladera dentro de la preparación anterior removiendo con cuidado para no romper las rodajas y para que se impregne todo por igual.

Paso 5: Verter la preparación en un molde cuadrado bien engrasado y enharinado (yo tenía mi molde ocupado y lo he puesto en uno de cake de silicona), colocar el calabacín extendido por todos los lados del molde y alisando para que quede igualado con una cuchara o espátula.

Paso 6: Echar el queso por encima y hornear 40 minutos.Si no os gusta que quede dorado a mitad de cocción tapar con papel aluminio; a mí me gusta dorado.

Paso 7: Hay que dejarlo enfriar antes de cortar. Se puede comer frío o templado en microondas.